Tratamientos


ANTI-REFLEJANTE

Las lentes anti-reflejantes son lentes que bloquean los brillos y los destellos de la luz. Proporcionan una visión mejorada, una mirada más nítida y un aspecto más natural, ya que parece que no llevas cristales. En las lentes, la acción de la luz (natural o artificial) provoca deslumbramientos y reflejos que resultan incómodos para nuestros ojos y dificultan la visión. Las lentes anti-reflejantes disminuyen al máximo los reflejos, evitan deslumbramientos e incrementan nuestra calidad visual. Con ello, el usuario gana comodidad, disminuyendo así la fatiga visual.


ENDURECIDO

Las lentes orgánicas son especialmente recomendables, gracias a que su bajo peso específico las hace especialmente ligeras. Sin embargo, la superficie sin tratar es relativamente blanda, por lo que no resiste bien los arañazos. Con el fin de satisfacer las máximas exigencias, es preciso proteger sus superficies con un tratamiento de endurecido. La sensación de imagen lechosa y la pérdida de estética son las principales consecuencias de los arañazos. La capa de endurecido eleva considerablemente la resistencia a los arañazos, aumentando así su duración.


POLARIZADO

El filtro polarizado de las lentes funciona permitiendo el paso de los rayos verticales, útiles para la visión, y bloqueando los oblicuos, que son los que producen deslumbramiento. Esto hace posible que filtre la luz que se refleja sobre superficies planas como el agua, el asfalto, la pintura de los coches, la nieve o la arena, mejorando la calidad de visión, la percepción de los colores y la definición de las formas. El filtro polarizado es especialmente útil para hacer deporte y para la conducción.


FOTOCROMÁTICO

Las lentes fotocromáticas están diseñadas para adaptarse rápidamente y pasar de ser claras en interiores a oscurecerse por completo bajo un sol intenso, lo que supone una clara ventaja con respecto a las lentes blancas. Las lentes fotocromáticas se adaptan continuamente a los cambios de luz, de modo que siempre tienen el tono exacto que necesitas. Son dos gafas en una: lentes transparentes en el interior y lentes de sol en el exterior. Además, proporcionan una excelente protección contra los rayos UV.


FILTRO LUZ AZUL

Las lentes con filtro bloqueador de luz azul* filtran selectivamente la luz, eliminando la luz azul-violeta nociva y los rayos UV que provocan el envejecimiento precoz de nuestros ojos. Se trata de un nuevo tratamiento que protege nuestros ojos bloqueando la radiación de luz perjudicial procedente de pantallas led como móviles, tablets, monitores, televisiones, etcétera… previniendo así los efectos nocivos derivados de la exposición continuada a estos dispositivos. Así mismo las lentes con filtro bloqueador de luz azul* reducen la fatiga visual que nos provoca estar tantas horas delante de pantallas digitales y mejoran el contraste y la nitidez evitando el deslumbramiento de todos estos dispositivos.
*Comercialmente estas lentes son conocidas como: iBeslayt, Prevencia, BlueProtect, etc…


ESPEJADO
 

Las lentes espejadas poseen una capa de tratamiento reflectante en la cara externa que les permite reflejar el entorno y, por supuesto, la luz, protegiendo a los ojos del exceso de luminosidad de la luz directa y de los reflejos que se producen en superficies como el agua, la arena, la nieve o el asfalto. Los tratamientos espejados crean un efecto interesante en las lentes, desde un ligero brillo a un tratamiento totalmente espejado. De hecho, cuanto más fuerte sea el espejado, más se alterarán los colores y más se oscurecerá la visión, pero mayor será la protección frente a la luz intensa. Por ello, las lentes espejadas están especialmente recomendadas para la práctica de deportes al aire libre en días de mucho sol. Además, reducen el riesgo de padecer la fatiga ocular, ya que proporcionan una visión relajada.


COLOR

Es muy importante que, independientemente de su color, las lentes coloreadas no alteren ni modifiquen los colores naturales de los objetos y del entorno que estamos mirando. La función más importante de unas gafas de sol es el bloqueo de la luz perjudicial que proviene de los rayos ultravioletas, pero no deben alterar la percepción y la nitidez. Los colores de filtros de protección solar más utilizados son el gris, el marrón y el verde. Todos ellos deben aumentar el contraste y permitir la percepción de los colores con muy pocas alteraciones. 

Grises:  son los más habituales y los más apropiados para un uso general. Transmiten uniformemente la luz a través del espectro y respetan mejor los colores naturales. Se indican especialmente para conducir. Sirven también si padeces “cualquier error refractivo” y es una buena opción para quienes sólo tienen vista cansada.
Marrones:  ofrecen una visión cómoda y reflejan los colores cálidos pero sin realizar grandes alteraciones de los colores. También, mejoran los contrastes y aumentan la profundidad de campo por lo que resulta ideal para deportes al aire libre. Suelen ser una buena opción para personas miopes y astigmáticas.
Verdes:  permiten percibir los colores sin apenas alteraciones, esto quiere decir que vemos las imágenes de la forma más natural posible. Reducen la luz visible sin interferir en la claridad de la visión, dando una imagen óptima. Recomendables para deportes náuticos y personas con hipermetropía.
Naranja o amarillos:  son adecuados para utilizarlos en condiciones de baja luminosidad, como con niebla, nublados intensos o en la conducción de noche, ya que favorece un aumento de los niveles del contraste, por lo que NO son válidos para utilizarlos en días soleados.