Español   Català   
972 202 388

Gafas graduadas en Girona
Multiópticas Solà, la primera óptica de Girona y su provincia

Historia

Corría el otoño de 1882 cuando Francisco de Asís Solà Oliveras y su mujer Dolors Baborés Fortich fundaron en la Rambla de Girona un negocio que en la actualidad regentan sus bisnietos: la Òptica Solà.

A finales del siglo XX la corrección de la visión con lentes estaba aún poco desarrollada por lo cual, desde los inicios, la empresa completó su actividad vocacional de óptica con la venta de artículos de joyería. No fue hasta 1910 que se especializó totalmente en óptica y en la venta de artículos relacionados con el cuidado de los ojos y la visión.

El negocio tuvo un gran impulso de manos del hijo de la pareja fundadora, Pere Solà Baborés y su esposa, María Camps Bellapart, ópticos titulados los dos. Pere Solà había estudiado orfebrería en París y tuvo el gran acierto de trabajar un par de años en la que posteriormente se convirtió en Essilor, una de las principales firmas de óptica oftálmica.

Con la prematura muerte de Pere Solà en 1932, su hijo mayor, Francisco Solà Camps, cogió las riendas del negocio y junto con su esposa, María Carme Gussinyer Figa, lo hizo crecer durante todo el siglo XX. Su personalidad e iniciativa lo convirtieron en una de las personas más activas y reputadas de la ciudad. Fue conseller de l’Ajuntament de Girona, fundador de els Manaies, fundador del GEIEG y una persona de gran sensibilidad, plasmada en la fotografía, la música, el mecenazgo artístico y el cine amateur.

A finales de su carrera se fundaron las ópticas de la calle Caterina Albert – que más tarde se trasladaría a la calle Pau Casals – y la óptica de la calle de la Creu. Posteriormente, después de 128 años de actividad en el emblemático establecimiento de la Rambla, el octubre de 2010 esta parte de la empresa se trasladó a la calle Santa Clara, una de las principales arterias comerciales de la ciudad, donde actualmente se encuentra.

A lo largo del siglo XX, Can Solà se convirtió en un símbolo de la actividad sociocultural gerundense y pasaron por ella las personalidades más distinguidas de la sociedad catalana, como Salvador Dalí, Josep Plà, Emili Grahit, Joaquim de Camps i Arboix, Carles i Dàrius Rahola, Rafael Masó, Josep Pascual i Prats, Carles de Bolós, el bisbe Cartanyà, el gobernador Mazo Mendo o Lluís Llach, así como centenares de vecinos de la ciudad y comarcas que han contribuido al éxito de esta empresa familiar.

Desde aquellos inicios en la tienda de la Rambla, han pasado por la empresa cinco generaciones y muchas historias. Actualmente, los propietarios del negocio son los hermanos de la cuarta generación: Francesc, Núria y Rosa Solà Gussinyer.

Hace aproximadamente veinte años, Òptica Solà pasó a formar parte del grupo Multiópticas, líder estatal en servicios ópticos, consolidándose como Multiópticas Solà. Esta anexión permite a la empresa dar mejores condiciones a sus clientes y hacer promociones y campañas de publicidad, conservando la personalidad y la filosofía de funcionamiento de la empresa: calidad, proximidad y modernidad sin olvidar la tradición.

Por todo esto, a pesar de la gran competencia actual, la empresa continua teniendo la fiel clientela que sabe que Multiópticas Solà es el principal garante de calidad a precios ajustados en materia de óptica en Girona.
Multiópticas Solà banner 2

La primera óptica de Girona